Dios nos exige que demos testimonio coherente de nuestra fe cristiana descartando los relativismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *